El Blog De Mon

Aaron Sorkin regresa con "The Newsroom"

Conocido por ser el creador de "El ala oeste de la Casa Blanca" y ser galardonado con un Óscar a mejor guión adaptado por "La red social", Aaron Sorkin ha estrenado hace escasas semanas en USA su nuevo proyecto: “The Newsroom”.

The Newsroom es un serial sobre periodismo, o mejor dicho, sobre el romanticismo del periodismo. Habla de la integridad frente al efectismo televisivo. Paradójicamente, ese efectismo en su propia serie es su talón de Aquiles. Sorkin presenta una forma de ver el periodismo poco realista, más sentimental. Nos muestra que en estos tiempos de exceso de información se necesita volver a la idea de informar dejando de lado el sensacionalismo.

Ambientada dos años atrás, utiliza los acontecimientos más relevantes ocurridos en ese margen temporal para ofrecernos los diferentes puntos de vista que se producen dentro de la redacción del canal y nos muestra el proceso de creación de la noticia.

La serie está protagonizada por Jeff Daniels al que se acostumbra a ver en papeles cómicos (“Dos tontos muy tontos”, “Mi marciano favorito”), esta vez en un registro dramático como un presentador de noticias malhumorado y cínico.

El estreno en el canal americano HBO reunió a más de dos millones de espectadores. Sus buenos datos de audiencia han hecho que sea renovada para una segunda temporada con muy pocos capítulos emitidos. No obstante, pese a ello ha sido maltratada por la crítica americana posiblemente por el tono examinador a la sociedad estadounidense o que el sello de Aaron Sorkin genera unas expectativas tan altas en cada uno de sus productos que es incapaz de cumplirlas.

En España será emitida por Canal + en el mes de septiembre.

 


 

Touch se queda sin toque

Cuando Kiefer Sutherland terminó su periplo por “24” debió agotar su dosis de adrenalina para años y por eso decidió protagonizar y producir “Touch”.

 

Touch es una serie de Tim Kring (Creador de “Héroes”) basada en una premisa bastante interesante que echó el resto en el episodio piloto. Aquel capítulo, tremendamente efectista, nos llegó a todos al corazón haciendo que nos enamoráramos de la idea de la serie y de sus personajes. Pero como pasa siempre en estos casos… La serie sufrió el “síndrome del piloto”.

 

Solo pudo caer en picado. Episodio tras episodio la serie cayó en barrena hasta convertirse en una copia del capítulo anterior, es decir, se convirtió en una procedimental teniendo un alto potencial de desarrollo y dejando por tanto demasiadas cosas en el aire e intentando recuperar el efectismo del episodio piloto. Así hasta terminar la primera temporada dejando un sabor de boca muy amargo que dudo que se supla en la segunda temporada.

 

Por otro lado, otro error de la serie ha sido el cambio de registro de Kiefer Sutherland, no por el hecho del cambio, sino de lo forzado que ha sido. En Touch intentaron crear la antítesis de Jack Bauer creando una caricatura de Jack Bauer… Es decir, han conseguido que todo el mundo hable de Jack Bauer aunque no esté ahí.

 

Finalmente solo puedo decir que “Touch” no tiene el “toque”

 

 

Continuum o cómo la ciencia ficción se queda sin ideas

Un futuro controlado por las corporaciones, un grupo terrorista de liberación, un viaje en el tiempo a nuestro presente, una policía con un traje todopoderoso que tiene que atraparlos.

 

Esa es la premisa de Continuum, la nueva serie de ciencia ficción producida en Canadá. ¿Os suena?.

Está claro que los showrunners se quedan sin ideas. Siempre es el mismo argumento con variaciones muy pequeñas. No hay nada nuevo. A la ciencia ficción en la TV le pasa lo mismo que al cine actualmente, hay una falta de ideas que se suplen volviendo a reinventar lo mismo una y otra vez.

El caso es que Continuum no es una mala serie, es relativamente vistosa y dinámica, además, sus efectos visuales están muy bien (excepto en un par de ocasiones en el episodio piloto). Pero no es nada nuevo…

En la época dorada de las series los amantes de la ciencia ficción estamos en horas bajas. No hay una gran serie de CIFI que nos apasione. No hay una gran Space Opera, no hay unos grandes guiones y sobre todo no se invierten grandes presupuestos en la ciencia ficción.

 

El problema de Continuum es caer en los mismos clichés una y otra vez. Malos muy malos, buenos muy buenos, protagonista atormentada, secundarios muy poco creíbles…

 

Imagino que el gran problema es que los canales no se toman muy en serio el género. Ocurría lo mismo con el género de fantasía hasta que la HBO se hizo cargo de Juego de Tronos. Tiene que venir un gran canal, con una buena historia que invierta y reviva el género.

 

¡Larga vida a la CIFI!

 

 
buscanos en Facebook
Búscanos en Twitter