El Blog De Mon

Torrente, el brazo taquillero de la ley

purchase Verdana, Geneva, Helvetica, sans-serif; color: #000000; line-height: normal;">

Como no solo de series vive el hombre hoy voy a hablar de cine, de buen cine, del cine que la gente quiere ver.
Tengo una máxima, creo que al cine hay que ir a divertirse, tienes que ir a ver algo que a priori te llame, te enganche. Ya sea por su trailer, director, actores,temática, etc... hay que ir al cine a ver algo que te apetezca, porque el cine esta muy caro y no estamos para tirar cohetes.

Por eso yo fui el viernes a ver algo que me llamaba, la cuarta entrega de Torrente y me divertí, ¡Vaya que si me divertí!

Y es que como Santiago Segura me dijo en un tweet: “paro, crisis, Tsunamis... o te ríes o te deprimes”.
Los “entendidos” en cine dicen que eso no es cine, que es una sucesión de cutres y casposos, de Paquirrines y Belenes Esteban, de asco y repulsión. Los que “entendemos” (que no somos más que los millones de personas que fuimos este fin de semana a ver la película) decimos que es divertida, es casposa, pero eso es lo que queríamos ver, porque la caspa es interesante (al igual que la grasa en la calva de Torrente).
Los “entendidos” dicen que Santiago Segura solo hace estas películas para ganar dinero, los que “entendemos” pensamos claramente que TODOS los que realizan una película la realizarán para ganar dinero, no me imagino a George Lucas diciendo: “pues si que soy altruista haciendo Star Wars sin ganar ni un duro, ni con merchandising, ni con entradas, ni con blu-ray, ahora la hago en 3D, ahora le pongo unas escenas nuevas... Eso sí, todo altruista eh!”.
Santiago Segura no engaña, hace cine del que se quiere ver en este país, el cine español en general esta por debajo del cine extranjero salvo contadas excepciones, Quizá es por las subvenciones, quizá porque hay películas que no son entendibles salvo por algunos “entendidos”, no sé, pero Torrente es lo que queremos.
Torrente es un cine transgresor, de alto presupuesto, de lo políticamente incorrecto, de gags divertidos...
Porque si algo tiene Torrente 4 es que te diviertes, te termina doliendo la mandíbula, no ha habido ni un solo gag que no me haya hecho gracia, y creo que a los 300 que estaban en la sala conmigo les pasó lo mismo.

Por último, solo decir que Torrente 4 puede gustarte o no, pero por favor, vete al cine, conoce a Torrente y opina, no te vaya a pasar como a la Gemio....

La interminable Smallville

and Verdana, sildenafil Geneva, here Helvetica, sans-serif; color: #000000; line-height: normal;">

Este será un post del que no me sentiré orgulloso, será un post sobre una serie que sigo y que no debería, sobre una serie mala, sobre una serie que no merece la pena, pero aún así la sigo...
Se trata de Smallville.
Me propuse ver la serie un par de veces, empecé incluso a ver las primeras temporadas varias veces, pero resulta que no lo conseguía, esos guiones inconsistentes, esos personajes adolescentes, esos villanos de medio pelo... Aquello no era Supermán.
Decidí retomarlo no hace mucho, empecé a verla de nuevo desde el principio y finalmente llevo ya 9 temporadas, a falta de la última creo que ya tengo una visión suficientemente clara de la serie para comentarla...
Podría decir que la serie realmente es como si fueran dos distintas, el cambio ocurre justo cuando los guionistas se cambian, Gough y Millar dejan la serie y se nota, en mi opoinión a mejor. Hay gente que dice que va a peor, yo explicaré porque creo que la serie mejora (aunque no demasiado):
Para empezar, yo soy un seguidor del universo DC, lector de comics y en concreto de"El Hombre de Acero". Me gustan lo guiños a los comics, no pretendo que Smallville sea fiel a los comics, tampoco debería. Mucha gente critica eso, pero realmente hay que decir que Smallville pretendía ser una especie de ULTIMATE SUPERMAN, no tenía que seguir la continuidad de los comics (sería imposible, teniendo en cuenta que incluso la continuidad de los comics es inconstentes).
Pero Smallville cae en unos cuantos clichés dificilmente superables, la relación interminable con Lana Lang (con un final absurdo del personaje), la muerte de Lex Luthor (o al menos eso parece), y ese afán por enseñar torsos masculinos desnudos y grandes escotes...
Pero entonces, ¿qué tiene de bueno Smallville?. Pues poco, un par de capítulos Guionizados por Geoff Jhons, uno sobre la JSA y otro sobre la LEGION es lo mejor de la serie (Sí, solo dos capítulos en 9 temporadas). Son buenos, basicamente porque es universo de Supermán.
Por otro lado, la interminable espera hasta que Clark Kent abrace sus raices Kripotonianas y se ponga su traje, el cual SOLO se ha visto reflejado en sus pupilas, hace eterno el seguimiento de esta serie que recordemos que va a durar nada más y nada menos que 10 temporadas.
Paciencia, al menos ahora no se pone la camisa de cuadros...

Crematorio, muy nuestro sin parecerlo.

adiposity Verdana, stuff Geneva, Helvetica, sans-serif; color: #000000; line-height: normal;">Al fin ha ocurrido.
Alguien ha realizado una serie española con una calidad más que aceptable. Tras ver series difícilmente tratables últimamente como pueden ser "El Barco", "Los Protegidos", "Hispania", etc... Al fin ha aparecido un producto de calidad.
Leí en el blog de Alberto Rey algo así como que el genero costumbrista era el genero propio español para hacer series, es algo así como hacer un refrito de "Médico de familia" en todas las series que realiza cualquier canal. Ultimamente el caso era otro, se descubrió que con adolescentes hormonados también se podían hacer series con audiencia (Véase FoQ, El internado o la citada El Barco). Las series españolas tienen audiencia, pero... Tienen calidad?? La respuesta es NO, rotundo. La calidad brilla por su ausencia, ni la actoral, ni la de dirección, ni siquiera tienen un ritmo que invite a seguir cada capítulo.
Pero al fin ha ocurrido...
Ayer, me dispuse a ver el primer capítulo de una nueva serie española, irónicamente la trama que sustenta la serie es típicamente española, trata ni mas ni menos que de la corrupción urbanística. Y que la hace diferente??
Dos cosas fundamentales:
-La primera es la calidad de los actores y del casting. Un José Sancho inconmensurable que llena la pantalla y un plantel de secundarios que hacen lo propio.
-La segunda es el ritmo. Un ritmo típico de otras series, de otros países, nada típico de aquí. olvidemos de los capítulos de hora y media, vamos a hacer un capítulo que dure lo que dura uno americano o británico (entre 40 y 50 min).
Con esas dos reglas se construye la primera serie española que no parece española (siendo esto un cumplido).
Podría hablar de la trama, de los recursos cinematográficos como los flashbacks que utiliza, de la impecable fotografía, etc... pero solo voy a decir una cosa... Espero que marque tendencia.

 
buscanos en Facebook
Búscanos en Twitter