El Blog De Mon

I hate you Moffat

patient Verdana, here Geneva, Helvetica, sans-serif; color: #000000; line-height: normal;">

Bien es sabido que soy un fan incondicional de Doctor Who. Desde el primer capítulo de la nueva época fui fan.
Por eso, en esta nueva fase del Doctor estoy maravillado.
Si comenzamos a hablar desde la etapa de Russell T. Davies el Doctor ha pasado por 3 fases:
-Fase Ecclestone (denominada así por el actor que encarnaba al primer Doctor), personaje que comenzó a darnos unas pinceladas de la grandeza del Doctor pero también de su tormento. Para mi, quizá la fase mas floja en sus comienzos?
-Fase Tennant: La segunda encarnación del Doctor, (en realidad la 10), Un actor maravilloso que dio luz a las 3 temporadas posteriores. Donde empezó a aparecer un señor en la sombra del doctor que le guió en algunos capítulos maravillosos.Hablo del señor Moffat.
-Fase Moffat: (si, no es la fase Smith) El señor Moffat comenzó a hacerse cargo de la serie tras la marcha de Davies, y que puedo decir, con un doctor menos carismático y sin llegar a el nivel de Tennant la 5 temporada fue correcta con guiños de autentica grandeza.

Y ahora, en plena fase Moffat comienza la nueva temporada: Dos capítulos emitidos y dos autenticas maravillas. Moffat es capaz de hacer un clifhanger brutal entre el 1er y el 2º capítulo de la serie SIN RESOLVER LA PARTE INTERMEDIA! Es la primera vez en toda mi vida que he visto algo así y el caso ¡¡¡es que es perfecto!!!

Además, se saca de la manga unos monstruos nuevos que asustan, dan miedo. También hace guiños a otros capítulos mediocres de la temporada anterior para sacarles partido en esta: ¿os acordáis de la Tardis en la casa? ¿Habéis visto otra en este capítulo?
Nos regala pinceladas que marcarán la temporada, nos regala una sátira americana perfecta, y nos regala a un docto que comienza a dar miedo, comienza a percibir su poder.
Me encanta poder ver una serie que me haga sentirme niño de nuevo, me encanta disfrutar de cada capítulo igual que cuando era pequeñito. Esa sensación de regreso a la infancia, de ilusionarte con los personajes, de reír, de llorar, de reinventar es maravillosa.
Por eso, y porque eres un genio... Moffat, te odio.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
buscanos en Facebook
Búscanos en Twitter